sábado, 6 de noviembre de 2010

Reflexiones paradisíacas

El gran debate hoy día acerca del arte, es el arte mismo. ¿Qué es arte? Hay quien dice que ya está todo inventado, el arte se ha liberado de sí mismo, de todo límite o concepto, arte ya no es "lo bello", puede ser cualquier cosa, una vaca hecha pedazos, un cubo de basura, un experimento anecdótico. Arte es lo que el artista decide que es.
El arte es la corriente de un río que varía de forma, estilo y concepción dependiendo del terreno histórico que le corresponde atravesar.
Sin embargo hay cosas que no cambian.
Desde el hombre del neolítico hasta el ciudadano de una gran polis griega en la era clásica, atravesando el tiempo a la velocidad de la luz hasta llegar a mí (masas y masas de seres humanos de realidades, mentalidades, civilizaciones y geografías muy diferentes, acumulándose en una gran pirámide) imaginad todos esos ojos tan distintos,  contemplando, sentados, una obra, y decidiendo, desde dentro, que es arte. Imaginad lo difícil que es poner de acuerdo a tanta gente, a la humanidad entera como especie. Y es algo tan simple que ha venido sucediendo todos los días desde que el mundo es mundo, que se repite constantemente sin caer, por ello, en lo reiterativo o en el vacío de significado. ¡Un simple atardecer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada